Día Internacional de la Prevención ante las epidemias

El 27 de diciembre se celebra el día internacional de la preparación ante las Epidemias, este 2021 es la segunda ocasión en que a nivel mundial se destina un día para reflexionar sobre las estrategias para evitar las epidemias y los efectos de las mismas. Las tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) pueden ayudar mucho para conseguir que la población se mantenga a salvo sin que colapsen los sistemas de salud o financieros.

«Como demuestra la actual pandemia de coronavirus (COVID-19) a la que nos enfrentamos, las principales enfermedades infecciosas y epidemias tienen repercusiones devastadoras en la vida humana, que está haciendo estragos en el desarrollo social y económico a largo plazo» Señala la ONU en su portal oficial.

Una de las mejores armas contra las enfermedades infecciosas se encuentra en la prevención, por eso desde el 2020 se celebra el día internacional de la Preparación ante las Epidemias, y para prevenir a veces sólo basta con proporcionar a la población la información correcta en el tiempo pertinente, ahí es donde entran las TICs y la necesidad de que todo el mundo tenga acceso a ellas.

Si algo nos ha enseñado la Pandemia por Coronavirus es la importancia que tiene la información, y lo vulnerables que son las personas cuando no se les proporciona la información correcta, aunque en 2021 ya existen vacunas desarrolladas gracias a los esfuerzos de investigadores de prestigio, en las redes hay personas que son antivacunas o que consideran que sólo una parte de la población debe recibirlas.

Planeta tierra con cubrebocas
El cubrebocas salva vidas

«Si no prestamos atención en el plano internacional, las futuras epidemias podrían ser más intensas y graves que los brotes anteriores. Es fundamental concienciar al público, intercambiar información, conocimientos científicos y mejores prácticas, impartir educación de calidad e instituir programas de sensibilización sobre las epidemias en los planos local, nacional, regional y mundial, puesto que son medidas eficaces para prevenir las epidemias y responder a ellas.» señala la ONU en su portal.

El confinamiento al que nos ha orillado la pendemia por COVID-19 trajo consigo grandes desasrtres para los sistemas de salud, educativos y económicos de todo el mundo, sin embargo a pesar de él la humanidad pudo continuar comunicada y en algunos casos laborando desde casa gracias a la rápida adopción de TICs.

El uso de dispositivos y de videollamadas se vió hasta en la educación básica, al mismo tiempó que se aprovecharon los recuros que ya se tenían en algunas comunidades para que tuvieran acceso, en la medida de lo posible, a cuadernillos de trabajo o contenidos mediante trasmisiones de radio y TV.

Pero la adopción de tecnologías para nuevos entornos, no garantiza que los usuariuos sepan cómo emplearlas mejor, o que puedan distinguir con tanta facilidad de las noticias falsas o las verdaderas que circulan en la red. En este sentido el acceso a las TICs no significa el buen uso de las mismas.

De hecho el 66 % de los mexicanos no sabemos cómo identificar una noticia falsa de una verdaera, pero eso no impide que compratamos información sin verificar al menos si la fuente es confiable o no.

Usuarios responsables ante las fake news

Las noticias falsas sobre el COVID-19 y variantes como Delta u Omicron se extienden en redes sociales y paginas WEB con una velocidad que resulta alarmante, ya que esas noticias generan temor o una sensación de falsa seguridad, lo que se traduce en contagios y desgraciadamente en muertes.

Pero el problema de las fake news o notcias falsas no se limita a los productores de éstas, ya que para poder extenderse dependen del descuido o de la credulidad del usuario que las lee y las comparte. No falta quien sin leer las notas comparta conmtenidos maliciosos, o sintiendo que se tiene información privilegiada que se quitará de la red se debe mostrar a los demás.

Mona Lisa con cubrebocas, gel, jabón y papel de baño
Temor ante los contagios

Para que las TICs permitan a la población mundial prevenir la propagación de las epidemias y los efectos más dolosoros de las mismas es muy importante no sólo aprender a usar este tipo de herramientas, también lo es aprender a ver la información que nos llega con criterio.

Por ejemplo si alguien señala «curas simples contra COVID-19» o «efectos nocivos de las vacunas contra COVID-19» sin tener una fuente de información confiable, entonces lo más seguro es que se trate de información falsa que no debe circular en la red.

Para evitar que las empidemias se propagen con la velocidad que ahora vemos, es vital que aprendamos a usar las TICs para propagar información verdadera y dejar de lado la información escanadalosa o que causa sensación, aunque es falsa.

Las TICs son armas de doble filo para prevenir epidemias, ya que por una parte contribuyen a la conservación de empleos y actividades como la educación, pero al mismo tiempo pueden ser el vehículo para noticias falsas, con las que hay que tener cuidado.

Es nuestro deber como usuarios aprender a usar las TICs y distinguir información falsa de la verdadera, no se trata de esperar que todo lo que nos gusta ver u oír sea cierto, tampoco se trata de aguardar a que una persona diga algo para creerlo, los influencers, no simepre son conscientes de que mienten o del peligro en el que ponen a las personas al hablar contra las vacunas o el uso correcto del cubrebocas.

Los usuarios debemos entender que somos responsables por lo que compartimos o subimos a la red, si no aprendemos esto respecto a las TICs, entonces no podremos hayar en la tecnología una buena aliada contra las epidemias.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *