GeeksTerra.- Ni los estudios más avanzados con el uso de Inteligencia Artificial, ni el logro de conversaciones más naturales usando chatbots, o el logro de tener una computadora cuántica en el mundo, han causado tanto revuelo como el ocasionado por la serie de TV My Little Pony.

A qué se debe que las aventuras de cinco chicas pony y un pequeño dragón sean del gusto de tantas personas en el mundo como para que la serie lleve 9 temporadas, que las actrices de voz sean famosas entre el público, las ventas de juguetes, videojuegos, ropa y otros artículos tengan tanto éxito, es algo que nos conviene analizar.

Juguetes Hasbro

Aunque en GeeksTerra, el tema de los Ponys no parezca propio de la tecnología, debemos reconocer el revuelo que ocasiona una serie producida con herramientas como Adobe Flash Player y cuyo fan site recibía cerca de 500 000 visitas por día en el 2011, hay que reconocer que algunas de esas visitas son nuestras.

Entonces ¿a qué se debe que nos gusten tanto My Little Pony? Si pensamos con cuidado el gusto por la serie no sólo se debe a las referencias al pasado como el hecho de ver a Pinkie Pie usando un chaleco naranja y hablando de viajes en el tiempo, y dejando claro que el que entendió entendió, o a la laconia de personajes como Big Macintosh, quien se distingue por sólo contestar con un Sí, o un No.

Big Macintoch

Las referencias al pasado van más allá como para que entre el público que gusta de My Little Pony, se encuentre la chavorruquisa que ya trabaja y compra los juguetes y videojuegos, las niñas y hasta los adolescentes.

Los inicios del apego por las Little Pony

Si vemos la historia de la franquicia que tanto ha dado a Hasbro, debemos remontarnos a nuestra más tierna infancia, los juguetes salieron antes de la serie televisiva y estamos hablando de los inicios de los 80´ del siglo pasado. Por lo que se puede decir que cuando éramos niños en el milenio anterior se empezaron a ver los cascos de esos personajes coloridos por el mundo.

Mi pequeño pony

Sin embargo las primeras animaciones de My Little Pony estaban dirigidas a un público infantil femenino que tenía entre 3 y 8 años, la manera de educar a las niñas buenas era un tanto diferente a como es ahora, por lo que cualquiera que se ponga a ver las aventuras de las chicas que protagonizaban las primeras series sufrirá un aburrimiento que no tenía cuando éramos lo suficientemente pequeños como para no cambiar al canal de TV.

En el milenio pasado difícilmente había TV a control remoto, y con mayor dificultad se elegían los contenidos que consumiríamos, no había streaming y lo que veíamos es lo que había, por lo que todos debemos tener recuerdos que se asocian con la serie en lo más profundo de nuestro inconsciente.

La serie televisiva que salió al aire en 2010 es el cuarto remake de las historias de los ponys, sólo que en esta ocasión se distingue por contar historias más profundas que permiten a los personajes ser buenos sin tener que ser siempre tiernos y amantes de los pastelillos.

Crecieron los televidentes y los personajes con ellos

Los niños no son tontos, pero a veces los tratamos como tales, por nuestra cabeza suele transitar la idea de que un infante no se da cuenta de las cosas que ocurren a su alrededor; sin embargo, siempre terminan siendo los mejores imitadores de nuestras costumbres, sean buenas o malas.

Lauren Faust, la productora de la primer temporada de My Little Pony: La magia de la amistad, se percató de que las historias vividas por los ponys podrían ser historias profundas y con temas interesantes como la naturaleza de la amistad.

Malos entendidos y problemas con amigos hemos tenido todos y es natural que a todos nos llame la atención el chisme, si no fuera el caso no veríamos cuando hay discusiones entre conocidos en las redes sociales o en la vida real y en la serie lo que vemos es el surgimiento de diferencias por el carácter de cada personaje y la solución racional ante esas diferencias.

Vida de adulto responsable

La magia de la amistad está en la razón y eso es algo que a los adultos nos encanta, además de que la fuerza de carácter que tienen los personajes principales de la serie que ya lleva 9 temporadas es algo que se agradece cuando se busca algo interesante que ver y lleno de comedia que está dirigida a los chavorrucos y a los pequeños.

Por eso ponemos a los niños a ver My Little Pony y no logramos despegarnos tan fácilmente de la pantalla, a menos que nos inviten a sentarnos y nos retiremos recordando que sólo íbamos pasando por ahí o que teníamos cosas de adultos que hacer. 

Sin más por el momento, nos retiramos a ver My Little Pony: la magia de la amistad y les deseamos un feliz 28 de diciembre.

Maigo Gómez
Licenciada en Filosofía con experiencia en la generación de contenido WEB desde hace 10 años.Además, se ha desempeñado como docente y guionista en varios proyectos creativos.Actualmente analiza los efectos de la tecnología y la digitalización de la vida cotidiana.Se une a GeeksTerra con una visión crítica y sobre el desarrollo tecnológico.
Suscríbete
Notificar a
guest
0 ComentarioS
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios