GeeksTerra, 10 de febrero de 2020.- El cambio de sistema operativo supone la necesidad de cumplir con determinados estándares en cuanto al hardware, Windows 7 ya no recibe soporte y para mantener la información segura es necesario migrar a Windows 10, lo que supone costos y en ocasiones cambio de equipo.

Estos cambios exigen un desembolso que no todos los usuarios pueden hacer, además de que implican el surgimiento de toneladas de basura electrónica debido a que los equipos que funcionaban con Windows 7 se tornan obsoletos, para cuidar del bolsillo y el ambiente es importante entender que no hace falta cambiar por completo el hardware con el que se cuenta.

Pensando en las dificultades por las que suelen pasar los usuarios y que se avecinan al ambiente, la firma Kingston, dio a conocer algunas recomendaciones que nos permiten conservar los equipos viejos y poder migrar a Windows 10 sin tener que invertir tantos recursos, basta con hacer cambios en algunos de los componentes de los equipos.

Cambiar los discos mecánicos o duros por unidades SSD

La Gerente General de Kingston Technology para México, Cristina Carbajal, afirma que el cambio de disco duro o mecánico a unidades SSD permiten ampliar el rendimiento de una computadora, por lo que ésta puede soportar sin tantas dificultades al sistema operativo Windows 10.

“Los SSD poseen múltiples ventajas respecto de los discos duros convencionales. Una de las más llamativas es que prácticamente duplican el rendimiento de la computadora en distintos aspectos. Con una SSD es posible arrancar el sistema o hacer algo tan simple como abrir un documento Word 2,5 veces más rápido, abrir Outlook con una velocidad 5 veces mayor o incluso detectar virus en la mitad de lo que toma hacerlo desde un disco duro”, indica.

Incrementar la memoria RAM

También puede ayudar aumentar la memoria RAM, la cual es necesaria para que el nuevo sistema operativo corra correctamente en un equipo, hay que considerar que los equipos en los que corre Windows 7 poseen sólo 4 GB de RAM, y es necesario al menos 8 GB de RAM.

 “Tener 8GB de RAM y un SSD de al menos 240GB es el balance perfecto para los sistemas de hoy” señala la Gerente General.

En el mercado existen diversas opciones para mejorar un hardware sin tener que invertir mucho, entre ellas se encuentran dispositivos como SSD A2000, SSD KC2000, SSD SATA KC600 que son unidades que permiten un mayor almacenamiento, además de memorias RAM como la DDR4 que tiene diferentes capacidades y velocidades.

Con la ayuda de unidades de almacenamiento y RAM es posible mejorar equipos que ya no soportan Windows 7 sin tener que invertir mucho o generar toneladas de basura electrónica.

Fuente: Kingston.

Maigo Gómez
Licenciada en Filosofía con experiencia en la generación de contenido WEB desde hace 10 años.Además, se ha desempeñado como docente y guionista en varios proyectos creativos.Actualmente analiza los efectos de la tecnología y la digitalización de la vida cotidiana.Se une a GeeksTerra con una visión crítica y sobre el desarrollo tecnológico.
Suscríbete
Notificar a
guest
0 ComentarioS
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios